Prevención de la Osteoporosis

Entre los principales factores de riesgo para desarrollar la enfermedad se encuentra la edad avanzada, el género, el bajo peso corporal, los antecedentes familiares, la ingesta de alcohol, el consumo de tabaco, el sedentarismo, la menopausia, ser de raza blanca o asiática y la pérdida de la densidad ósea, entre otros.

Según el Compendio de la Osteoporosis International Osteoporosis Foundation- IOF, las estrategias de prevención primaria de la osteoporosis apuntan principalmente a la generación de estilos de vida saludable tales como alimentación sana y en particular la ingesta adecuada de calcio, actividad física regular y restricción en consumo de alcohol y tabaco. Se estima que el aumento de un 10% de la masa muscular en la niñez reduce en un 50% el riesgo de fracturas por osteoporosis en la vida adulta.

La International Osteoporosis Foundation IOF también recomienda que las estrategias de prevención primaria incluyan la evaluación sistemática de riesgo de fracturas como práctica rutinaria en los servicios de atención primaria al igual que la evaluación de la salud ósea de pacientes que toman medicamentos que inducen la osteoporosis o tienen enfermedades relacionadas con la osteoporosis.

Este año, un estudio publicado en la revista “Osteoporosis International” plantea que debido a la pandemia por COVID 19 se ha generado afectación en la atención de enfermedades crónicas, incluida la osteoporosis, por situaciones tales como la disminución en cerca del 58% de aplicación de encuestas FRAX a nivel global para caracterización del riesgo de fracturas por fragilidad, la demora en la toma de densitometrías óseas, sumado a la interrupción de tratamientos farmacológicos por vía parenteral, situaciones que impactarán de forma negativa el diagnóstico y tratamiento oportuno de esta enfermedad y generarán aumento de sus graves complicaciones como son las fracturas por fragilidad.