Conociendo mi salud ósea

Conociendo mi salud ósea

Prevenir, identificar, actuar: Nunca es demasiado tarde, ni demasiado temprano, para centrarse en la salud ósea. La osteoporosis es un problema clínico importante en mujeres y hombres mayores. Casi cualquier hueso puede fracturarse como resultado del aumento de la fragilidad ósea de la osteoporosis. Estas fracturas están asociadas con mayores costos de atención médica, discapacidad física, deterioro de la calidad de vida y aumento de la mortalidad. Debido a que la incidencia de fracturas osteoporóticas aumenta con la edad, las medidas para diagnosticar y prevenir la osteoporosis y sus complicaciones asumen un importante problema de salud pública. La densidad ósea alcanza un pico entre los 35 y 40 años en ambos sexos; los hombres tienen una densidad ósea más alta en todo momento que las mujeres. A partir de entonces, hay una pérdida constante del 1-2% por año. Las mujeres tienen 10 años de pérdida acelerada después de la menopausia. La prevención de la fractura comienza asegurándose de que se alcance la masa ósea máxima. Esto está bajo influencia genética, pero puede maximizarse con una dieta adecuada de calcio y actividad física en la adolescencia. El tabaquismo, el alcohol y el uso de esteroides reducen la densidad ósea y su uso debe moderarse para proteger la salud ósea.