Temprana edad

Temprana edad

La salud ósea se debe cuidar desde la niñez y seguir fortaleciéndose durante toda la vida a través de una red de apoyo familiar.

La salud ósea se debe cuidar desde la niñez y seguir fortaleciéndose durante toda la vida a través de una red de apoyo familiar. La osteoporosis se presenta durante la niñez y la adolescencia como una afección hereditaria o de manera iatrogénica como resultado de la terapia con dosis altas de glucocorticoides. Sin embargo, la cantidad de niños afectados por la osteoporosis durante la juventud es pequeña en comparación con la cantidad que desarrollará osteoporosis en la edad adulta. La prevención de la osteoporosis en adultos requiere que se establezca un entorno óptimo para el logro de la masa ósea máxima durante los años de crecimiento. Quienes cuidan a los adolescentes deben esforzarse por educar a los adolescentes y sus familias sobre la importancia del calcio y la vitamina D en la dieta, así como promover entornos de apoyo en las escuelas y comunidades que fomenten el desarrollo de hábitos saludables con respecto a la dieta y el ejercicio. Los adolescentes con afecciones asociadas con una masa ósea reducida deben someterse a densitometría ósea u otros estudios como línea de base, y debe controlarse a intervalos no más frecuentes que una vez al año.